span.fullpost {display:none;} span.fullpost {display:inline;} saber si ocupa lugar

miércoles, 27 de mayo de 2015

¿Por qué se dice que Venus es un gemelo de la Tierra?


Entre los motivos encontramos que Venus tiene casi el mismo tamaño que la Tierra: tiene sólo 643 km menos de diámetro y un 20% menos de masa. Al inicio de la evolución del sistema solar, seguramente Venus y la Tierra eran copias casi idénticas. Sin embargo, esto no duró mucho y la diferencia en la composición de sus respectivas atmósferas es lo que más nos separa. Con una temperatura de superficie cercana a los 500ºC y una atmósfera compuesta en un 96% por dióxido de carbono, Venus tiene el tipo de efecto invernadero que preocupa tanto en la Tierra y que se teme que ocurra si seguimos lanzando dióxido de carbono a nuestra atmósfera.

Con más de un 3% de nitrógeno y el resto compuesto por ácidos sulfúrico, hidroclorhídrico e hidrofluórico, cuando llueve en Venus cae casi ácido puro. Las lluvias se deben a patrones climatológicos muy similares a los de la Tierra, ¡pero nosotros tenemos la suerte de que nuestra lluvia no sea tan dañina!

Leer Mas...

¿Por qué una aeronave pequeña parece viajar mucho más rápido que un avión de pasajeros?


Se trata de un efecto óptico denominado paralaje. Juzgamos la velocidad de los objetos sopesando la rapidez con la que cruzan nuestro campo de visión. Por lo general, una aeronave pequeña vuela a una altitud mucho menor que un avión de pasajeros, de manera que está más cerca de nosotros y, por tanto, cruza nuestro campo de visión más rápidamente a pesar de tener una velocidad menor.

De manera análoga, a pesar de viajar a más de ocho mil metros por segundo, los satélites en órbita parecen desplazarse por el cielo nocturno más lentamente que una aeronave, y es por lo lejos que están.

Leer Mas...

martes, 26 de mayo de 2015

El espectro electromagnético




Cuando usted baja a la cocina por la noche para hacerse un bocadillo, quizá no se dé cuenta de que la electricidad que alimenta su frigorífico y el imán que sostiene la lista de la compra pegada a la puerta de éste son dos aspectos de un mismo fenómeno llamado electromagnetismo.

Leer Mas...

lunes, 25 de mayo de 2015

¿Se tiran pedos los pájaros?


No es que no puedan. Simplemente no lo necesitan.

Los pájaros tienen la capacidad física y anatómica de expulsar gases, pero si un veterinario viera gases a través de rayos X en el tracto gastrointestinal de un pájaro, sospecharía que le está ocurriendo algo anormal.

Los pájaros no tienen las mismas bacterias que producen gases para digerir la comida que los humanos u otros mamíferos, así que no tienen nada que tirarse. A veces los loros emiten sonidos parecidos a flatos, pero no es lo que podríamos pensar. Les gusta hacer sonidos divertidos, como si estuvieran tirándose una pedorreta, pero sale del orificio superior, no del inferior.

Sin embargo, los científicos no están tan seguros de que los pájaros no puedan expulsar gases por la boca. No existe el registro oficial del eructo de un pájaro (no es un campo de investigación muy solicitado), pero la mayoría de ornitólogos sospechan que si un pájaro necesitara eructar no tendría ningún problema para hacerlo.

Los pájaros pueden excretar muchas cosas por su boca. El hecho de que los pájaros puedan regurgitar comida para sus crías sugiere que también pueden cambiar la dirección de otros procesos en su interior. Sería sorprendente que los pájaros no eructaran.

Leer Mas...

domingo, 24 de mayo de 2015

OSCAR NIEMEYER – Del trazo a la arquitectura


“De un trazo nace la arquitectura…” Un trazo guiado con naturalidad y aparente sencillez por el maestro es capaz de crear un universo de formas ondulantes y sinuosas que transformarán el hormigón en un material dúctil, fácilmente adaptable a sus pensamientos y emociones. Oscar Niemeyer supo transformar la dureza de líneas de la arquitectura moderna en curvas libres y sensuales que evocan ritmos y balanceos cálidos y acariciadores. Por eso su arquitectura está cargada de vida y de energía y serpentea libremente por los caminos de la intuición creadora, por las formas libres y orgánicas ajenas a cualquier dogma. Él afirmó en varias ocasiones que la arquitectura no es lo más importante, sino que “lo importante es la vida, la gente; abrazar a otros, vivir en paz”. Quizás sea por eso por lo que su arquitectura, que nos abraza y nos acoge, precisamente resulte tan importante y trascendente.

Oscar Ribeiro de Almeida de Niemeyer Soares nació en Río de Janeiro el 15 de diciembre de 1907. Las casi ocho décadas que dedicó con pasión e imparable intensidad a la arquitectura y a la vida lo convierte en testigo y protagonista de la evolución de un siglo, el XX, que recorre y supera y proyecta al futuro con una vida intensa y de fuerte compromiso político, social y cultural.

Su personalidad permanecerá siempre ligada a una ciudad, Brasilia, destinada a ser una de las míticas urbes contemporáneas. La realización de Brasilia resulta del encuentro y amistad con el presidente brasileño Juscelino Kubitschek, que le había encargado previamente la realización del conjunto recreativo del lago de Pampulha, y que decidió trasladar el centro del poder de Brasil desde Río de Janeiro hacia el interior del país. Durante más de mil días de intenso trabajo, unos 60.000 trabajadores, los
llamados “pioneros” o “candangos”, fueron guiados por Lucio Costa y Oscar Niemeyer para construir una ciudad desde la nada. Allí se realizó una ingente obra moderna y llamativa, pero indiscutiblemente brasileña, que ha marcado un hito en la arquitectura contemporánea. El 21 de abril de 1960 se inauguraba este milagro de hormigón surgido “en el fin del mundo”, como dijo el propio Niemeyer.

Un cierto aire de soledad metafísica y de monumentalidad atemporal emana de los volúmenes levantados por Niemeyer en Brasilia,
tanto de los rectos y prismáticos edificios residenciales y los palacios administrativos, como de los alabeados y expresionistas de edificios simbólicos, como la Catedral Metropolitana. La extensión e inquietantemente vacía explanada de los Ministerios aparece surcada en vertical por los rígidos bloques prismáticos del Congreso Nacional, poéticamente enredados entre nubes barrocas. Pero las curvas vencen en las inmensas cúpulas blancas del Congreso y se repiten en los ritmos serpenteantes de sus rampas, como la escalera curva del Palacio de Itamaraty.

La ejecución del Centro Cívico de Brasilia convierte a Oscar Niemeyer en un experto en la realización de impresionantes museos y centros de arte que contribuyen poderosamente a reactivar el lugar donde se emplazan. Así, Niemeyer posiblemente contribuirá decisivamente a conjurar los fantasmas de la reconversión industrial en la ciudad asturiana de Avilés con el reciente Centro Cultural Internacional que llevara su nombre, cuyos planos generosamente regaló al Principado de Asturias.

Niemeyer, de abrumadora vitalidad, fue uno de los arquitectos más prolíficos del mundo, con
más de mil proyectos diseñados para Brasil y otros países europeos, americanos, africanos… Su legado es inmenso en cantidad y calidad. La Casa de las Canoas en Río, la iglesia de San Francisco de Asís en Pampulha, la sede del partido comunista en Francia, el Volcán en Le Havre, el Museo y el Teatro de Niterói, en Brasilia, el Museo de Curitiba, el Memorial de Latinoamérica en Sao Paulo, son solo algunos de los hitos de este arquitecto que se asomaba a su terraza en Río de Janeiro no solo para soñar con el horizonte azulado del océano, sino también para recrearse con la belleza sensual de las mujeres que concurren a la playa de Ipanema.

Pero todo este copioso caudal creativo, todos los méritos y premios recibidos son pasmosamente sintetizados cuando el mismo maestro afirmaba de sí mismo con proverbial sencillez: “Yo busco dar emoción, una emoción para todos. Mi arquitectura es fácil de entender. Y de disfrutar. Confío en que también sea difícil de olvidar”.

Leer Mas...