span.fullpost {display:none;} span.fullpost {display:inline;} saber si ocupa lugar

martes, 24 de marzo de 2015

El Búnker Píndaro


Píndaro es un “lugar protegido para el manejo de situaciones de crisis”, diseñado para proporcionar un refugio seguro al Gobierno en caso de emergencia. Aunque no ha sido reconocido oficialmente y son escasos los detalles que se conocen, unos pocos datos salieron a la luz en 1994 por una conversación en el Parlamento entre Jeremy Hanley, entonces ministro de Defensa, y Harry Cohen, diputado por Leyton.

Píndaro, que se encuentra bajo el edificio principal del Ministerio de Defensa en Whitehall, empezó a construirse en 1987, ocho años después de proyectarse. Al parecer el búnker incorpora elementos de un refugio anterior que se usó durante la Segunda Guerra Mundial. Está diseñado para ser utilizado en caso de grave ataque militar o revueltas populares. Entró en funcionamiento en 1992 y costó más de 126 millones de libras. Se mantiene en alerta permanente y dispone de empleados las 24 horas cuyo número puede ampliarse en momentos de crisis.

Entre los detalles que se rumorean del búnker parece ser que tiene unas puertas a prueba de explosiones, espacio de sobra para alojamiento y manutención, y un estudio de televisión. Se cree que también hay una sala de control equipada con la tecnología más moderna y que está totalmente protegido por inhibidores de señales electromagnéticas. Es tranquilizador saber que también hay “suficientes aseos, incluso si el búnker alcanza su mayor capacidad…útiles siempre que haya electricidad para bombear los residuos”.

Cada año se lleva a cabo aquí un gran ensayo general, aparte de otras pruebas menores, recreando situaciones de crisis reales. En caso de que algún edificio se derrumbara encima del búnker, hay varias rutas de evacuación, aunque el búnker no está oficialmente conectado con la red de transportes. El nombre de Píndaro se le dio en honor al poeta de la antigua Gracia Píndaro de Tebas, quien murió hacia el 443 a.C. Cuando Tebas fue saqueada por Alejandro Magno en el siglo III, el gran guerrero ordenó que la casa del poeta fuera la única que se salvara del ataque.

En 2006 y 2007 al artista David Moore se le concedió permiso para acceder a una instalación militar subterránea de seguridad con el fin de realizar un proyecto de fotografía llamado “Las últimas cosas”. Aunque él nunca reveló la localización, es un hecho aceptado que estaba documentando Píndaro, y sus imágenes salieron a la luz púbica. Según aparece en la página web de Moore, un ministro de Defensa comentó con ironía: “No comprendo cómo has conseguido llegar tan lejos”.

Leer Mas...

El misterio de los Anasazi




Mesa Verde, al sudoeste de Colorado, es una tierra de cañones escarpados y elevadas mesetas donde se asientan algunas de las ruinas prehistóricas más impresionantes de Estados Unidos y unos de los mayores misterios de la arqueología norteamericana. Desde que estos pueblos abandonados fueron descubiertos a finales del siglo XIX, no han dejado de desconcertar a visitantes y arqueólogos. Todavía nadie ha podido explicar por qué los indios anasazi, antiguos habitantes del sudoeste de Estados Unidos, construyeron increíbles asentamientos en acantilados para luego abandonarlos unas décadas después y no regresar jamás. ¿Por qué esta avanzada civilización desapareció de repente?

Muchos arqueólogos piensan que los antiguos anasazi tenían un lado oscuro, que se manifestó en forma de matanzas e incluso canibalismo. ¿Podrían estos actos violentos explicar el traslado a los acantilados? Hoy en día, arqueólogos e indios norteamericanos siguen discutiendo este misterio.

Leer Mas...

sábado, 21 de marzo de 2015

Historia del Papado – Una larga historia entre luces y sombras


La historia del papado está plagada de enfrentamientos entre papas, antipapas, reyes y emperadores. Algunos pontífices hicieron gala de un gran corazón, clara inteligencia y sentimiento cristiano; mientras que otros utilizaron su poder para llenar sus arcas y vivir una existencia de lujo y, en ocasiones, depravación. Hoy, esta institución, pese a todo, ocupa un lugar de prestigio en la comunidad internacional.

Leer Mas...

viernes, 20 de marzo de 2015

Sandro Botticelli


“Ojalá vivas en tiempos interesantes”, dice una maldición china, y la verdad es que los tiempos de Sandro Botticelli lo fueron. Nació en plena edad de oro del Renacimiento florentino, trabajó bajo el mecenazgo de Lorenzo de Medici, “El Magnífico”, sobrevivió a las invasiones y los intentos de golpe de Estado y tembló con los acalorados sermones del renegado fraile Girolamo Savonarola.

Leer Mas...

miércoles, 18 de marzo de 2015

Si el cromosoma Y está condenado....¿vamos a extinguirnos los hombres?


Los seres humanos almacenan sus genes en 23 pares de cromosomas, 22 de los cuales son idénticos. El 23 es una moneda biológica de dos caras: X significará que eres hembra, y XY, varón. Los pares de cromosomas a menudo intercambian fragmentos de ADN en un proceso denominado recombinación, cuyo propósito es asegurar el buen funcionamiento de los genes.

Los rumores sobre una posible extinción del varón se iniciaron a finales de la década de 1990, en la que se descubrió que el cromosoma Y humano, reducido en relación con el X, no comparte suficiente material con este como para permitir la recombinación Sin posibilidad de renovar los genes dañados, el cromosoma Y continuará degradándose y acabará por desaparecer, dicen los genetistas. Incluso han puesto fecha de caducidad para los machos: entre 5 y 10 millones de años.

Para ver esta predicción en perspectiva, los científicos han examinado a nuestros congéneres más cercanos genéticamente, los chimpancés. Ambos compartimos un antepasado común que vivió hace seis millones de años, y el genetista David Page, del Instituto Whitehead de Investigación Biomédica de Cambridge, Massachusetts, estudió cómo el cromosoma Y del chimpancé y su homólogo humano habían evolucionado de forma diferente a lo largo de los años. Y se llevó una sorpresa: el cromosoma Y del chimpancé está bastante más degradado que el del ser humano.

Page y sus colegas han especulado con la posibilidad de que la promiscuidad del chimpancé –las hembras copulan con diferentes machos-, llevó al fortalecimiento de los genes Y que producían esperma, en detrimento de otros genes. Entre los chimpancés se están librando guerras de esperma. Cada macho intenta transmitir sus propios genes. Al ser dejados de lado, los genes no reproductivos del cromosoma Y del chimpancé han ido declinando.

La degradación del cromosoma Y de los chimpancés revela algo importante para los humanos. Los científicos del Instituto Whitehead piensan que aunque el cromosoma Y también perdió genes al principio, durante los últimos eones se ha mantenido relativamente estable. El Y humano ha eludido el destino de su homólogo en los chimpancés porque los seres humanos somos mayoritariamente monógamos. El esperma humano no se enfrenta a la misma competitividad que el de los simios, de manera que la presión ejercida para producir mejor esperma es menor.

No todos los genetistas están convencidos de que el cromosoma Y haya dejado de degradarse. Algunos siguen pensando que sus días están contados. Para ellos, el cromosoma Y ha ido degenerando desde su nacimiento, hace 300 millones de años. Así que la controversia continúa. Pero no hay que preocuparse de momento. Los chicos y su cromosoma tienen cuerda para rato.

Leer Mas...